Las protecciones establecidas hace cuatro años para ayudar a los productores lácteos han hecho que los procesadores de alimentos australianos paguen precios significativamente más altos que sus rivales extranjeros, que están subcotizando a los productores locales

Mirá También

Las protecciones establecidas hace cuatro años para ayudar a los productores lácteos han dejado a los procesadores de alimentos australianos pagando precios significativamente más altos que sus rivales extranjeros, que están subcotizando a los productores locales.

Introducido en 2020, el mecanismo fija el precio de la leche en la granja una sola vez al año, en junio. Esto ha mantenido altos los precios pagados a los ganaderos por los procesadores locales, incluso cuando se ha hundido en otros mercados. La diferencia entre lo que cobran los ganaderos australianos y los neozelandeses nunca ha sido tan grande.

Y esto ha supuesto un aumento de los productos lácteos importados más baratos. En los 12 meses transcurridos hasta el 30 de septiembre, las importaciones de mantequilla de Nueva Zelanda aumentaron un 62%, mientras que las de queso crecieron un 33%.

Vacas lecheras en Gippsland, Victoria. El mayor precio pagado a los ganaderos en Australia está planteando dudas sobre la viabilidad de algunos procesadores de alimentos. Getty

“El hecho de que los precios de la leche en Australia sean muy elevados y en Nueva Zelanda muy bajos hace que a los fabricantes neozelandeses les resulte muy fácil competir en Australia en estos momentos, y pueden hacerlo porque tienen acceso abierto”, afirmó Michael Harvey, analista de Rabobank.

La creciente competencia de los importadores de productos lácteos se produce en un momento en el que el Partido Laborista anuncia que examinará más de cerca la competencia de los supermercados, nombrando al ex ministro de Comercio Craig Emerson para que revise el funcionamiento del sector. En esa revisión se estudiará específicamente la relación entre los principales supermercados y sus proveedores, incluidos los procesadores de productos lácteos.

Como reveló The Australian Financial Review la semana pasada, los laboristas están abiertos a ceder a la Comisión Australiana de Competencia y Consumo la administración de un código de conducta obligatorio que regule la relación entre supermercados y proveedores. Actualmente es autoadministrado.

El regulador de la competencia ya hace cumplir el llamado código lácteo, que fue introducido por la Coalición para promover el comercio justo entre los agricultores y los procesadores de leche después de que Murray Goulburn, una importante cooperativa, decidiera recortar retrospectivamente los precios de la leche pagados a los agricultores en 2016.

La impactante decisión obligó a los ganaderos a sacrificar rebaños, abandonar sus explotaciones o pasarse a empresas transformadoras rivales. Sin una referencia para los precios de la leche, la oferta de productos lácteos entró en caída libre. Hasta entonces, los precios se fijaban según un modelo cooperativo que se utiliza en Nueva Zelanda y Europa. Ese sistema trata de garantizar la mayor rentabilidad para los propietarios de la cooperativa, los ganaderos.

Ahora, los precios locales de la leche son aproximadamente un tercio más altos que en Nueva Zelanda. Esto significa que los procesadores lácteos no pueden reducir los precios ofrecidos a los ganaderos durante la temporada, como ocurre en otras partes del mundo.

“El mercado australiano parece lucrativo porque el precio en granja es muy alto”, afirma Harvey. “El diferencial entre los precios de la leche australiana y neozelandesa está en niveles récord: más de 2 dólares por kilogramo de sólidos lácteos según el tipo de cambio”.

Fonterra, el mayor productor neozelandés, aumentó a finales del año pasado sus previsiones de precios de la leche en granja a entre 7 y 8 dólares neozelandeses por kilogramo de sólidos lácteos, frente a una estimación anterior de entre 6 y 8 dólares neozelandeses. Pero sigue estando muy por debajo de la media australiana, de 9,44 dólares. Mientras tanto, los precios internacionales de los productos lácteos se han desplomado un 37% desde que tocaron techo en marzo de 2022, a pesar de un pequeño repunte a finales del año pasado.

Beston Global Foods, el séptimo mayor grupo lácteo del país, dijo que si la compañía se veía obligada a pagar precios mucho más altos por la leche local, tendría que considerar abastecerse de agricultores en el extranjero.

“Nunca habíamos visto este nivel de desconexión de precios entre los dos países”, declaró Fabrizio Jorge, director ejecutivo de Beston, antes de añadir que “por el momento” no se abastecía de leche de ganaderos neozelandeses.

Fabrizio Jorge, Director General de Beston Global Food. Eamon Gallagher

“Es inevitable que, si se mantiene la diferencia de precios, tengan que revisar sus estrategias de compra. No podemos seguir financiando pérdidas significativas asociadas a la exportación de un producto que ya no es competitivo”.

Phil Ryan, que dirige una explotación lechera en el sureste de Nueva Gales del Sur y suministra leche a Bega Cheese, se declaró “absolutamente preocupado” por las importaciones de productos lácteos en Australia, y consciente de la necesidad de mantener la rentabilidad de los transformadores lácteos.

“Las importaciones neozelandesas no son deseables y pueden causar graves daños a largo plazo”, afirmó. Aun así, Ryan afirmó que el Código lácteo garantiza la seguridad de los precios, lo que permite a los ganaderos seguir operando.

“Esto debería dar a los transformadores seguridad en el suministro y permitirles negociar sus contratos con los clientes, ya sean nacionales o internacionales, y gestionar su combinación de productos con una certeza que debería permitir a los transformadores operar con éxito”, afirmó.

“El riesgo debe recaer en los transformadores y no en los agricultores. El riesgo de gestionar la variabilidad climática -lluvias, sequías e inundaciones- recae sobre todo en los agricultores. El riesgo de las relaciones comerciales debería recaer en los procesadores”.

Algunos de los mayores fabricantes de productos lácteos de Australia ya han empezado a tomar medidas.

La canadiense Saputo está revisando el tamaño de sus operaciones locales y ha advertido de que algunas fábricas podrían cerrar debido a la subida de los precios. Ya ha cerrado su planta de Maffra y una de producción de polvo a granel en Leongatha, ambas en Victoria, y la de envasado de queso en Mil-Lel, en Australia Meridional.

Noumi, fabricante de bebidas a base de plantas y leche de larga duración, declaró que, si bien esperaba que la alteración de los precios acabara por remitir, el sector necesitaba consolidarse.

“Creemos que el sector se beneficiaría de la racionalización debido al exceso de capacidad de transformación en el mercado”, afirmó Michael Perich, director ejecutivo de Noumi.

El Gobierno ya revisó el Código lácteo una vez, en 2021. La revisión concluyó que el código funcionaba “según lo previsto”, aunque recomendó algunos cambios en el funcionamiento en torno al precio mínimo. Esas recomendaciones aún se están aplicando, y la segunda revisión -que se esperaba que ya hubiera comenzado- se ha retrasado.

Un portavoz del Ministerio de Agricultura, Pesca y Silvicultura ha declarado que se están recabando datos del sector que ayuden a determinar los aspectos que se tendrán en cuenta en esta segunda revisión. Aún no se ha anunciado.

Ever.Ag Insights, una empresa de análisis del mercado lácteo mundial, señaló que un cambio sencillo podría ser el momento en que se fija el precio en la explotación.

“Se fija a mediados de año (de mayo a agosto), lo que hace muy difícil que los transformadores sepan cuánta leche van a recoger y cuánto van a pagar”, explica Steve Spencer, de Ever.Ag.

Te puede interesar

Notas
Relacionadas

Más Leídos

1.

2.

3.

4.

5.

Destacados

Sumate a

Mundo

Seguinos

Suscribite a nuestro newsletter